Gran Delegación Regional de Cochabamba

octubre 11, 2016

MASONERÍA EN BOLIVIA

INTRODUCCIÓN

Para hablar de la Masonería en Bolivia debemos remontarnos hacia los años anteriores a la independencia del Alto Perú y ver que allí existían logias patrióticas, que agrupadas en las diferentes provincias alto peruanas, querían hacer de estas tierras sitios libres, sin saber en el fondo que forma le darían cuando consiguieran la ansiada libertad.

Después de los levantamientos de Chuquisaca el 25 de mayo de 1809 y el 16 de julio en La Paz, en que se escucha el grito independentista, se produjeron en varias provincias casi siempre ahogados con sangre hasta las batallas de Junín y Ayacucho en que los ejércitos libertadores Colombianos, conducidos por Simón Bolívar y Antonio José de Sucre que terminaron con el dominio Español en el Alto Perú y se planteó la incógnita del destino de las provincias alto peruanas, que reunidas en una Asamblea piden la creación de una nueva República con el nombre de Bolívar, más tarde Bolivia.

Las Logias en esta época fueron de efímera duración, la de más larga data y de la que hay documentos, fundada en 1885 fue la de “Obreros del Porvenir” en La Paz bajo la autoridad del Oriente Peruano, también se fundaron en Oruro “Orden y Libertad” y en Sucre “Trabajo y Honradez”, Logias que desaparecieron después de la ausencia de su fundador Zoilo Flores Aponte, quien murió en Chile en 1916.

DESARROLLO.

El origen de la Masonería en Bolivia no está del todo claro, ya que hay poca documentación al respecto. Sin embargo, se sabe que en el territorio del otrora  Alto Perú, se fundaron las Logias Patrióticas, cuyo origen parece haber sido de las Logias Patrióticas Argentinas. Lo cierto es que existieron Logias en el Alto Perú; así en 1801 fue develado por las autoridades españolas un movimiento libertador en el Cuzco con repercusiones en La Paz, Arequipa, Quito y otros distritos. En la Paz, a consecuencia de esto, es detenido Pedro Domingo Murillo. Se relata que entre sus pertenencias había “un mandil y un par de fundas de paño azul bordadas, y una capa verde”. Murillo según se supo, era el V:.M:. de la Logia “Caballeros de América”, en la que fermentó el movimiento del 16 de julio de 1809; también la integraban los hermanos Rodríguez Palma, oriundos de Oruro, Victorio y Gregorio García Lanza, Juan Bautista Sagárnaga, Basilio Catacora y otros.

En 1806 se funda en Chuquisaca “La Sociedad de Independientes”, aparentemente sólo cultural, pero desarrollaba sus actividades dentro de los rituales masónicos, siendo su V:.M:. Jaime de Zudáñez. La integraban también Bernardo de Monteagudo, Teodoro Sánchez Bustamante, Manuel Rodríguez de Quiroga y otros.

En 1810, victimados los protomártires de la Independencia, Murillo y sus compañeros, los sobrevivientes organizan ese mismo año la Logia Masónica “Perfecta Unión”, con responsabilidades del secreto y silencio.

Durante los últimos tiempos del dominio español, se perseguía sañudamente a la Francmasonería; y para apoyar esta acción, las autoridades españolas dictaron la “Cedula real de 1812”, la misma que decía:

Siendo uno de los más graves males que aflige a la Iglesia y a los Estados la propagación de la Secta Masónica, ordena a los jueces procedan de acuerdo con la regla, que determina la vigilancia estricta y apresamiento en su caso de todos los masones, aprehendiendo además todos sus papeles”.

Esta Cédula Real, por supuesto, fue estrictamente cumplida y varios miembros de la Hermandad sucumbieron ante las huestes españolas.

En 1823 se funda en la ciudad de Charcas la Logia Masónica “Los Huaukes” (los hermanos), con el objeto de colaborar en la derrota del último bastión del ejército español en el alto Perú. Esta logia estuvo sostenida espiritual y masónicamente por la acción directa de las Logias Argentinas “Lautaro”.

Para la lucha por la independencia, llegó a Chuquisaca el Mariscal Antonio José de Sucre, fundó con don Facundo Infante la Logia “Hiram”, de la que fue su primer V:.M:. . Al dictar su primer reglamento interno dentro de la Logia, su primer artículo establecía:

“La Masonería en sus diversos ritos, tiene por objeto el progreso de la humanidad mediante la perfección moral, intelectual y física de los masones. Constituye una familia de hermanos, rechaza la fuerza y la intolerancia con la divisa Paz y Derecho, respeta las leyes de cada país y acata a las autoridades legítimas”.

En la época republicana, en el primer año de la independencia, las sociedades secretas que habían funcionado en La Paz cerca de un cuarto de siglo y preparando el triunfo de la Revolución, publicaron sus estatutos sueltos y periódicos de pequeños formatos como el “Catecismo Masónico”.

Los únicos documentos fehacientes que muestran la existencia de una Logia en la ciudad de La Paz, en 1820, son los acumulados por Rosendo Gutiérrez del más tarde Gral. José Ballivián y Segurola, publicado por la Universidad Técnica de Oruro en el libro Facetas del intelecto boliviano.

El Mariscal Andrés de Santa Cruz y Calahumana ingresó a la Masonería después de la batalla del Cerro de Pasco (6 de diciembre de 1820), cuando siendo oficial realista se rindió a San Martín y abrazó la causa patriótica. En 1829, Santa Cruz funda la Logia “En el Oriente del Titicaca”.

A partir de entonces la Masonería Boliviana sienta bases y goza de protección de algunos presidentes que eran masones, tal el caso de Ballivián. Se siguieron formando logias de las que eran miembros distinguidos ciudadanos como José Manuel Pando, Fernando Guachalla, Tomás Frías, Ladislao Cabrera, Zoilo Flores y otros que realizan un intenso trabajo masónico.

Cabe destacar la figura señera de Zoilo Flores Aponte que es considerado como el precursor de la masonería boliviana. La persecución hizo que fuera desterrado del país, porque este patricio espiritualista nació en Santa Cruz el 27 de Junio de 1837, falleciendo en Santiago de Chile en 1916. Su obra fue notable, sus notables ideales le llevaron inclusive a exaltar las virtudes de prelado de la Iglesia, fuera de perseverar sin desmayo, aún en los momentos más difíciles de su consagrada acción grandiosa de lealtad y amor a la Orden Masónica, volcando su gran capacidad hacia el ámbito anhelado del bien y la moral que eran el blasón más querido al igual que su profunda veneración y amor a su Bolivia de ensueño.

Zoilo Flores, creó una maravilla e inolvidable propuesta al mundo espiritual, a esa expresión de profundo contenido, se le conoce con el nombre de el Testamento masónico que es también un documento de Fé, frente a los momentos de terrible adversidad. Ese testamente que lo hacemos nuestro, contemplándose acápites escritos con noble y profunda entrega del alma misma, hacia el tiempo y hacia la sociedad descreída y aquellos humanos que siempre denigraron el bello contenido de la doctrina masónica.

Siete Logias Masónicas del territorio boliviano patrocinadas por el Gran Oriente de Chile: “Honor y Prudencia” N° 44 del Valle de Potosí, con Carta Constitutiva del 17 de enero de 1913; “Illimani” N° 49 del Valle de La  Paz, con Carta Constitutiva de 4 de enero de 1918; “Honradez y Trabajo” N° 52 de Valle de Sucre, con Carta Constitutiva de 7 de agosto de 1917; “Tunari” N° 66 del Valle de Cochabamba, autorizados sus trabajos en Instancia por Decreto N° 124 de 8 de noviembre de 1926; “Adolfo Ballivián” N° 67 del Valle de Oruro, con Carta Constitutiva de 6 de noviembre de 1929;  “Ayacucho” N° 68  del Valle de La Paz, con Carta Constitutiva de 1928 y “Anglo Bolivian” N° 69 del Valle de La Paz, con Carta Constitutiva de 2 de octubre de 1929, con trabajos en el rito de York. Logias Masónicas que dieron lugar a la organización de La Gran logia de Bolivia constituida el 20 de Noviembre de 1929, siendo su Primer Gran Maestro Norberto Galdo Ballivián. Es necesario poner en conocimiento que existía una 8va. logia masónica que seguramente por la distancia o las malas comunicaciones no fue tomada en cuenta, la Logia “Bolívar” N° 22 con Carta Constitutiva del 9 de febrero de 1906 del Valle de Cobija bajo el Gran Oriente de Manaus – Brasil.

Aquí también debemos mencionar que hubo otro intento anterior de fundar la Gran Logia de Bolivia y fue en  1928 en que estando de Embajador de Bolivia en Uruguay Don Minor Gainsborg, industrial y empresario y siendo su secretario Waldo Belmonte Pol, ambos fueron invitados a la Masonería Uruguaya y allí además de los Grados Simbólicos les dieron los Grados del Escocismo hasta el 33 y 18 respectivamente. Estos HH levantaron columnas en La Paz la Logia “Tiahuanacu” y en Oruro la Logia “Linares” bajo el Oriente de Uruguay, comunicando sus trabajos el 9 de febrero de 1928, pero debido a los acontecimientos políticos del país hacen que salgan exiliados sin cumplir su misión.

Después de Norberto Galdo Ballivián (1929-1930), Primer Gran Maestro de la Gran Logia de Bolivia, vinieron los siguientes Grandes Maestros: Filiberto Osorio Téllez (1930-1932), Federico Martins (1932-1939), Héctor Ormachea Zalle (1939-1940), Armando Bretel Arrázola (1940-1945), Rodolfo Virreira Flor (1945-1948), Rafael Indaburo Gonzáles (1948-1957) y (1960-1966), Alfredo Peláez Diez de Medina (1957-1960), José S. Pardo Rodríguez (1966-1970), José Royuela Albo (1970-1975), Waldo Jáuregui Canevaro (1975-1978 * 1984), Alfredo Rea Nogales (1978-1984), Manuel E. Contreras Villalba (1984-1993), José Aramayo Anze (1993-2002), Roberto Auchén Homsi (2002-2008), Rudy Barbosa Levy (2009-2011), Mario Raúl Cabrera Ruiz (2012-2014) y Jorge Arce Escobar (2015-2017).

La Gran Logia de Bolivia proclama en la Declaración de Principios contenida en sus Estatutos, el destino común de los hombres, basado en la tolerancia, el respeto de las opiniones y la libertad de pensamiento y el Origen único de los seres humanos. El respeto a la Patria y sus leyes, el cumplimiento inexcusable de los deberes cívicos. La necesidad de construir una sociedad justa, fraterna y laica. La difusión de sus ideales mediante el comportamiento ejemplar de cada uno de sus miembros. Y sostiene que la honradez ordinaria no basta para ser miembro de la Institución.

CONCLUSIONES.

La Masonería es una entidad que estuvo hermanada a la historia de la nación boliviana desde los tempranos orígenes de ésta; estuvo y está hermanada siempre a sus ideales de libertad, igualdad y fraternidad, principios que perduran hasta nuestros días.

De ahí podemos afirmar que esta institución filosófica fue el principal agente difusor del pensamiento ilustrado, las ideas de independencia, los principios políticos republicanos y finalmente, de muchos proyectos de reforma social aplicados en el país, contribuyendo con su acción a cimentar la vida pública y los derechos ciudadanos.

“El destino de una institución, sean sus fines materiales o espirituales, depende en gran medida, de sus fuentes morales y culturales más profundas; depende también de cada uno de sus miembros, de los valores que demuestren, de las actitudes y de las convicciones arraigadas. Se dice que los valores y las actitudes pueden ser modificados. Es cierto. Y muchas veces las experiencias que vamos adquiriendo en nuestra vida diaria influyen de manera importante. Por esto, debemos hacer que esas experiencias alimenten los valores del trabajo y de la responsabilidad, para seguir fortaleciendo la base de nuestra formación humana”. (Rudy Barbosa Levy)

Valle de Sucre, 10 de octubre de 2016 e:.v:.

 

 M:.M:. Edward Diaz Baptista

 

 

BIBLIOGRAFIA.

  • COLUMNAS DE LIBERTAD, R:.L:.S:. Hiram 37.
  • HISTORIA DE LA GRAN LOGIA DE BOLIVIA, Gran Logia de Bolivia.
  • REVISTA ORIENTE N°5, Órgano Oficial de la Gran Logia de Bolivia, dic-2005.
  • PAGINAS DE INTERNET
1er Grado, Planchas y Trazados