Gran Delegación Regional de Cochabamba

febrero 3, 2016

EL NÚMERO TRES

Habiendo recibido el privilegio de trazar una plancha para ser leída ante vosotros, teniendo como tema el número TRES, número considerado como el símbolo de la armonía perfecta, debo, para empezar, hacer algunas consideraciones previas.

Es tarea del Aprendiz buscar el significado de este número, mediante los estudios y las reflexiones que se requieran para responder a la pregunta del grado: ¿De donde venimos?.

Tanto la pregunta como la respuesta buscada están más en el ámbito de lo esotérico que de lo meramente histórico o intelectual. El Aprendiz Masón no está en el camino de la erudición, sino dando sus primeros pasos en el de la sabiduría y la iluminación.

Nombre y Numero….

El Nombre se relaciona con la Existencia, y el Número con el Conocimiento.

Las entidades que no tienen Nombre, no tienen existencia. El Acto de Creación requiere de la Palabra. El uso de la Palabra como Verbo y Sustantivo, constituye, oso decirlo en esta etapa de mi formación en el Taller, el verdadero acto de creación, y el llegar a ser de las entidades.

El Nombre hace posible la identificación, el acotamiento y la existencia de las cosas. Dios, en su creación, va poniendo nombres y las cosas llegan a ser. Él mismo, en su versión judeo-cristiana, se da un Nombre para ser identificado, para que se reconozca su existencia concreta e inconfundible, en el episodio de la zarza ardiente en las laderas del Monte Sinaí.

Ese V:. D:. L:. L:. S:., en el Ara, está abierto precisamente en la página que dice así:

En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era un dios. Él estaba en el principio  con Dios.

Todas las cosas por medio de Él llegaron a existir y sin Él, nada de cuanto existe ha llegado a la existencia.

Algunas versiones reemplazan El Verbo por La Palabra, sin que el sentido sea cambiado.

Es en el auge de la cultura griega, representada por sus filósofos, en la que se reconoce que sin el Número no puede haber Conocimiento.

Para Platón “los números son el mas alto grado del conocimiento, en realidad, el Numero es el Conocimiento mismo”.

Para Nicómaco de Gerasa, “Todo esta dispuesto conforme al Número”, y dicen que este filósofo señala en su “Theologumena Arithmeticae” que hay dos disciplinas en la teoría de los números: la Aritmología o Mística del Numero, metafísica que se ocupa del número puro, y la Aritmética, que trata del número científico abstracto.

En la civilización en la que nos encontramos, al poder medir una cosa llegamos a conocerla, y tal vez a entenderla, desde un punto de vista técnico o científico.  Definimos longitudes, masas, vibraciones, intensidades, tiempo; relacionamos estas dimensiones mediante fórmulas, le asignamos unidades y obtenemos números con los que medimos cuerpos y fenómenos, y adquirimos un conocimiento sobre ellos, que no siempre es completo pero nos pone en el camino a una mayor investigación científica.

Mediante los números, entonces, esperamos conocer y entender, tanto el macrocosmos que nos rodea, como el microcosmos que somos nosotros mismos. Los números se convierten en el alfabeto del idioma con el que nos comunicamos con la naturaleza, que en las formulas y teoremas tiene sus frases, oraciones, gramática y sintaxis.

Citando el Tao Te King de Lao Tsé:

Dice el capitulo XLII :

El Tao produjo al Uno

El Uno produce el dos, el dos produce el tres

El tres produce a todos los seres.

Todos los seres llevan el ying y el yang,

Y utilizando la energía vital

Dan como resultado la Armonía.

En el capítulo XXXIX se lee:

El Cielo, gracias al Uno, se hizo claro

La Tierra, gracias al Uno, se hizo estable

Grandes espíritus, gracias al Uno, adquirieron poderes

Todo surgió del Uno.

 

El Uno es la representación de la Totalidad. Solo puede haber un Todo. Entonces, este Todo, este Uno, incluye al Creador y su Creación.

En el Principio, dice la Teoría del Big Bang, solo existía un punto, en el que se manifestó en un instante, la energía, en una explosión que generó el Universo, contenedor de toda la materia y toda la energía, y que a partir de ese instante transcurre según el Tiempo.

La razón, que intuye el equilibrio, nos dice que ese acto de creación debe haber originado también el Binario, la Dualidad…. ¿Cómo?… Como anti-materia, anti-energía y seguramente anti-tiempo, en un anti-universo, por llamarles de alguna manera. Y aquí, con las palabras, estamos creando los conceptos, en nuestra imaginación.

Otro punto de vista del mismo fenómeno está planteado también en ese V:. D:. L:. L:. S:…..

En el Principio solo existía Dios, la Unidad primordial y Total, el Uno. Su primer acto de creación es la de su Hijo, el Verbo, la Palabra. El siguiente paso que dan El-ellos en el camino de la fecundidad, se manifiesta como la dualidad….

Paso a paso, día a día, la creación se relata así:

En el primer día:    El-ellos separa la Luz de las Tinieblas.

En el segundo día:   El-ellos separa las aguas que están arriba del firmamento de las aguas que están debajo de él.

En el tercer día:   El-ellos separa las aguas de lo seco, los mares de la tierra. En este mismo día, se crean la hierba verde con semillas y los árboles con frutos.

En el cuarto día:    Son creadas las lumbreras para el día y la noche.

En el quinto día:   Son creados los peces para el agua y las aves para el cielo.

En el sexto día:   El-ellos crea las bestias silvestres y los animales domésticos y, finalmente, se crea al hombre, estableciéndose la dualidad  Dios / Hombre.

Posteriormente, Dios repara una omisión y crea a la mujer, estableciendo el binario hombre / mujer, célula primera de la sociedad humana.

Al ser creado el hombre, recibe tres dones: la capacidad de obrar, la capacidad de pensar y la capacidad de sentir. Y se establecen tres planos de acción en la vida de este microcosmos que es el hombre:

  • El plano Físico
  • El plano Mental
  • El plano Espiritual

El plano físico contempla los deseos materiales y las sensaciones corporales, la satisfacción de los gustos y apetitos como prioridad, el amar el dinero, el adorar la fuerza.

El plano mental abarca el pensamiento y las racionalizaciones, la aceptación tolerante, la conciencia, el acomodarse a las circunstancias, el amar el intelecto, el adorar la ciencia.

El plano espiritual involucra el menosprecio de lo material, la búsqueda de la razón de existir, el sentir y compartir sentimientos, el amar al prójimo, el adorar a Dios.

Estos tres planos pueden ser reconocidos en todas las triplicidades o ternarios que se presentan en el microcosmos y su entorno cercano:

Ámbitos \ Planos FISICO MENTAL ESPIRITUAL
Vida humana Sensaciones Pensamientos Sentimientos
Salutación Masónica 1 Salud Fuerza Unión
Salutación Masónica 2 Salud Tolerancia Unión
Divisa Masónica Libertad Igualdad Fraternidad
Virtudes Teologales Caridad Esperanza Fe
Columnas del Templo Belleza Fuerza Sabiduría

La vida del hombre transcurre, generalmente en dos planos en forma simultánea.

Imaginemos, con la ayuda de la geometría euclidiana, tan querida para Pitágoras y sus seguidores, el producto del cruce de dos planos…. Se produce una línea recta en la intersección de ambos planos, y en ella podemos ver el devenir en el tiempo de la vida humana.

Si los planos que se intersectan son el Físico y el Mental, tendremos a un hombre intelectual, práctico, calculador, frío, que vive su vida para beneficio personal, cuyos probables vicios sean el orgullo,  el egoísmo, la indiferencia ante la vida de los demás.

Cuando los planos que se intersectan son el Físico y el Espiritual, tenemos a un hombre filósofo o religioso, poco práctico, y que posiblemente sea un fundamentalista fanático.

Creo que no hay una posibilidad de vivir en la unión de los planos Mental y Espiritual, sin ser un ángel.

Y esto nos lleva al siguiente paso: hacer que los tres planos: Físico, Mental y Espiritual, se intersecten entre todos….

Con ayuda, siempre, de la geometría, descubrimos que las líneas de unión entre los planos, que son las líneas Físico-Mental, Físico-Espiritual, y Mental-Espiritual, se acercan y unen en un solo punto…que es el punto de unión de los tres planos, el punto del equilibrio Físico-Mental-Espiritual….

Esos guiños que nos hace el tres en cada paso que damos dentro del templo, significan en nuestro microcosmos, en nuestro ser, la perfecta unión de nuestras sensaciones, pensamientos y sentimientos.

Nuestra percepción en el mundo profano ha sido desarrollada conforme a modelos simbólicos binarios. La polarización de los conceptos nos es natural: blanco-negro, arriba-abajo, adentro-afuera, cierto-falso, lindo-feo, gordo-flaco, bueno-malo, izquierda-derecha.

Es interesante notar que entre la izquierda y la derecha, se encuentran justo al medio, equidistantes, el cerebro y el corazón, los centros simbólicos del intelecto y el amor, de la mente y el espíritu.

Sed benevolentes y permitidme, QQ:. HH:., repetir los versos del Tao Te King:

El Tao produjo al Uno

El Uno produce el dos, el dos produce el tres

El tres produce a todos los seres.

Todos los seres llevan el ying y el yang,

Y utilizando la energía vital

Dan como resultado la Armonía.

El observar las dualidades, no como contrarios sino como complementos, y el introducir el Número Tres en ese conjunto, conformando un ternario, permite equilibrar y armonizar la realidad.

Creo que hemos definido una de las tareas del Aprendiz Masón: buscar en todo momento, en todo lugar y en toda ocurrencia, el equilibrio y la armonía, descubriendo que él mismo debe llegar a ser un intermediario equilibrante, un número tres.

Es cuanto, V:. M:.

A:.Mas:. Artus “El Bardo”
ARCO IRIS Nº 38

Valle De Cochabamba,  Jueves 28 de Octubre de 2004  E:. V:.

1er Grado, 2016, Planchas y Trazados