Gran Delegación Regional de Cochabamba

junio 16, 2016

EL SOL, LA TIERRA Y EL HOMBRE

En el corazón de todos los inviernos,
Vive una primavera palpitante
Y detrás de cada noche viene
Una Aurora sonriente.

Khalil Gibran

 

Siente el sol en tu cuerpo
el frio lentamente se ira,
la tibieza del mundo te cubrirá entero.
Irradia luz
no necesitas hacer ningún esfuerzo
si tienes el corazón puro.
Ajusta tus arreos y afronta al mundo,
conviértete en calor y tibieza para los que te rodean.
Brinda amor y habrás llegado al solsticio de verano de tu vida.
Nómada

 

A modo de Introito

Del Antiguo Egipto hemos recibido una perla de sabiduría, el hermetismo. Uno de sus principios dice: “Como es arriba es abajo, Como es abajo es arriba”. Debemos entender la enseñanza de que las leyes naturales se cumplen, tanto en los planos cósmicos superiores, como en el plano individual del hombre. El equilibrio es también ley en el sol, la tierra y el hombre. Todas estas leyes, manifestadas en símbolos, fueron escondidas de los ojos profanos, para que su aprendizaje fuera vivencia de vida y no simple enseñanza académica.

El sol y sus cavilaciones

4500 millones de años más o menos desde esa explosión que nos puso en este lugar, 4500 más o menos, recordaba el sol, después de tantos años, la memoria ya no es la misma, esos primeros momentos, ya había pasado tanto tiempo que no recordaba como era antes, se deleitaba viendo pasar en un movimiento elíptico a esas pequeñas esferas rotacionales, siguiendo un patrón casi musical, perfecto, que cada 200 años aproximadamente vibran en la misma onda, se ponen todas en una misma línea, y se preguntaba a sí mismo, ¿Qué soy yo?, era en la inmensidad de una galaxia, un Sol, como lo habían bautizado  o  era simplemente el núcleo de un átomo diminuto y esas esferas los electrones?

Creo que estoy envejeciendo decía, los millones de años, medidos en función a los periodos de traslación de su esfera favorita, La Tierra, le estaban afectando, el tiempo no pasa en vano. Su fuerza calorífica ya no era la misma de antes. Recordaba cuando le llamaban el Sol Invictus hace miles de años y hacían fiestas en su honor.

¿Pero y porque La Tierra era su favorita?, si Neptuno era más azul, Saturno tenía unos anillos bellísimos, sin contar sus hermosas y únicas 62 lunas, Júpiter colosal, extremadamente grande comparado con los demás.

La Tierra era su favorita pues emanaba una energía diferente, tenía una energía particular aparte de la energía poderosa que envolvía al planeta, la energía generada por los microscópicos seres que la poblaban, eran muy interesantes y en los últimos 200.000 años, esas energías llegaban a él, haciéndole saber que lo consideraban un Dios, y eso le gustaba, sonreía a escondidas y se sentía poderoso. Su ego era alimentado en esa soledad celestial. Sin él no habría vida, todos anhelaban verle e inclusive habían erigido templos en su nombre. Eso le gustaba y lo llenaba de orgullo.

Las fiestas solsticiales, ya tan cerca de la próxima, todas tan iguales y diferentes a la vez.

Ah, los hombres…, seres tan interesantes, pequeños, ultramicroscópicos pero con el Ego más grande que el del Sol mismo, millones de Egos unos contra otros, en estos cientos de miles de años ya aniquilaron y hundieron varias civilizaciones con sus arrebatos de grandeza y poder. En estos últimos miles de años han resurgido, lamentablemente no con la misma inteligencia de sus predecesores, pero con el mismo ímpetu y ansias de poder, aniquilándose de nuevo, los unos a los otros. El Sol reflexionaba y pensaba cuantas generaciones más verá aparecer y desaparecer, antes que le toque el turno de enfriarse y descansar?

El Sol no recordaba cómo era la oscuridad, ahora él lo iluminaba todo, y escuchaba el temor de los seres humanos cuando llegaba la noche cuando estaban del lado que él no podía ver. Y en sus meditaciones, trataba de definir la oscuridad en la mente de los hombres. ¿Porque ellos no podían tener luces permanentes y dejar de lastimarse entre sí, el no entendía las diferencias, desde aquí se los ve a todos absolutamente iguales y pequeños, cual si fueran hermanos gemelos, a la distancia no se lograba ver sus diferencias, porque se pelean y matan?

¿Habrá algún misterio que desconozco del universo? ¿Se preguntaba? ¿Cuál es el poder que hace que se odien entre sí? ¿Habrá algún secreto que los hombres le han arrancado a la naturaleza que desconozco? Y de repente arranco en carcajadas, él era uno de los Astros más importante de la galaxia él lo sabía todo él podía verlo y sentirlo todo. Pero cuando ceso la risa, siguió pensativo y dudó.

Para el Sol no había días, no había noches, solo había tiempo y movimiento, todos los cuerpos celestes armonizados, la tierra se acercaba lentamente, la fiesta solsticial lo engalanaba, el verano iba a comenzar en la mitad del planeta y el invierno en la otra.

Y rememoraba, seres tan interesantes, el Faraón Amenofis IV conocido como Akenaton (Hijo del Sol) creador de la imagen del disco solar con brazos de energía en disposición radial, Salomón Timosín, maestro de Paracelso y autor del texto alquímico “Splendor Solis”, considerado el más bello tratado de alquimia jamás creado, este importante escrito esotérico, describe en forma alegórica la evolución del sol, cual si fuera una piedra filosofal, como la verdadera esencia del ser, la luz brillante de la conciencia, que en medio de la oscuridad que envuelve a la carne, resucitaría a la luz del espíritu mediante el proceso de iniciación.

En ese momento recordó a uno de los seres más enigmáticos, inteligentes y estudiosos de la historia, se llamaba Giordano Bruno, el cual estudió tanto que dejo lejos a Copérnico, Bruno rechazaba, al igual que Copérnico, que la Tierra fuera el centro del cosmos; pero no sólo eso, llegó a sostener que vivimos en un universo infinito repleto de mundos poblado por seres similares a los humanos. La Sagrada e intolerante Inquisición lo llevó a la hoguera, donde quemaron su cuerpo, pero sus estudios encontraron caldo de cultivo en mentes jóvenes y librepensadoras.

La evolución intelectual del hombre, es muy curiosa. Sus ideas serian actualmente muy bien recibidas y celebradas. Aunque no por todos, eso es bueno hacer notar. Aun hoy existen grupos que viven en el oscurantismo de la ignorancia y el fanatismo.

El Sol dejo esos pensamientos y se puso a recordar a los físicos que estudiaron los movimientos planetarios Ptolomeo, Galileo, Kepler, Newton, etc. Descubriendo cosas tan interesantes, que el desconocía, su propia masa 2 E30 Kg. el proceso de traslación de la tierra tarda 365 días, 6 horas, 12 minutos y 53 segundos, a una velocidad de 108.000 km/hr. mientras que la rotación tiene una velocidad de 1.641 km/hr. la traslación es un movimiento elíptico mientras que la rotación es circular. Pensó en las leyes físicas descubiertas por el hombre actual y recordó como el hombre de la antigüedad, las conocía, pero no como leyes externas, si no como parte misma de la vida del hombre y la naturaleza.

El primer hombre que tuvo uso de razón miró a las estrellas y quedó maravillado, no entendía que pasaba, trató de ver al sol y los ojos le ardieron, busco unas ramas y hojas que poniendo entre el sol y los ojos le permitieron distinguir un disco circular de color amarillo, ese disco que era la causa aparente de toda la vida, y que le quemaba el rostro, y además le impedía verlo directamente. No había duda alguna, pensó que Dios, un Dios que muere cada noche para renacer cada día, generando el concepto de nacimiento, crecimiento, desarrollo, muerte y resurrección. El sol nace en oriente, crece hacia mediodía, desarrollando hacia su ocaso en occidente. El hombre asocia a la falta de luz la muerte, las tinieblas le asustan, y afianza aún más ese deseo de un Dios que lo saque de estas tinieblas.

Este análisis derivó con el tiempo a la conclusión de periodicidad, en la ocurrencia de las épocas de frio y calor, los ciclos se repetían, las plantas daban su fruto, por tanto, se dio cuenta que le debía la comida al sol, sin él sería bastante fácil morir de hambre y de frio.

Y recordaba todos los Dioses solares que el hombre ha inventado, el que más le gustó fue Jano o Janus, lógicamente debería gustarme, decía, pues es el Dios de los solsticios, con sus dos caras una mirando al pasado y otra mirando al futuro, mirar los errores del pasado para no cometerlos en el futuro, Jano es el ianitor (portero) que abre y cierra las puertas (ianuae) del ciclo anual, de su nombre deriva el primer mes del año, Jano, Januae, Januario, January, Enero, con las llaves que son uno de sus principales atributos, la llave como simbolismo axial que conecta a Jano con la parte Suprema. Sus dos rostros se consideran como la representación del pasado y el porvenir, sin embargo, entre el pasado que ya no es y el porvenir que no es aún, el verdadero rostro de Jano es aquel que mira el presente, el instante permanentemente frente a nuestros ojos o realidad, que es verdaderamente lo único que sentimos en plenitud. En efecto, ese tercer rostro, es invisible porque el presente, en la manifestación temporal, no constituye sino un inaprehensible instante, como decía Rene Guénon, en su libro Símbolos fundamentales de la ciencia sagrada: “entre el pasado que ya no es y el porvenir que no es aún, el verdadero rostro de Jano, el

que mira al presente, no es, se dice, ninguno de los dos visibles. Ese tercer rostro, en efecto, es invisible, porque el presente, en la manifestación temporal, no es sino un instante inasequible; pero, cuando se alcanza la elevación por encima de las condiciones de esta manifestación transitoria y contingente, el presente, al contrario, contiene toda realidad” Por tanto a Jano se lo conoce también como “el Señor del triple tiempo”.

Sol stitium, solsticio, sol estático, ¿qué diría Copérnico, Bruno y todos los estudiosos del pasado si supieran que en realidad no estoy efectivamente estático? Que no es una teoría netamente heliocéntrica? Todo el sistema se mueve a una velocidad de 83.000 km/hr, en un movimiento helicoidal alrededor de la vía láctea.

Actualmente el hombre del siglo XXI se despierta por la noche y mira las estrellas, ha aprendido y estudiado mucho, hasta les ha puesto nombres a todas, ha mandado satélites y sondas, pero sigue con la duda; ¿qué hay más allá? ¿Qué es él? ¿De dónde vino? ¿Y a dónde ira?.

A modo de Epílogo

En todo momento de la historia humana, ha habido siempre dos clases de personas, unas que cuando se ven confrontadas por un problema, acuden a su facultad de razonamiento, para buscar hechos y datos, que dentro del marco del conocimiento, puedan ser lógicamente procesados y se encuentren una o más soluciones, otras (la inmensa mayoría), cuando se ve enfrentada al mismo problema, se siente sobrecogida y aterrada.

Aquellos que hacen uso de la razón, podrán encontrar su propio camino por la vida. En cambio los otros necesitan ser conducidos por un líder, no quedándoles más opción que obedecer y seguir caminos y filosofía trazados por otras personas.

La masonería está compuesta por el primer tipo de personas, gente con uso de razón una sociedad iniciática compuesta por personas de grandes conocimientos y estudios, que lo separan del vulgo.

La masonería guarda en su secretismo (ahora discretismo) un tributo a todos aquellos pensadores y estudiosos de la tierra, del sol y del hombre. A todos aquellos que tuvieron que guarecerse del oscurantismo de la intolerancia y del fanatismo en asociaciones secretas en logias, para preservar el conocimiento. Y el derecho al estudio y al descubrimiento.

Es en honor a esos hombres que la masonería celebra las fiestas solsticiales, como una fiesta de unidad del hombre con el universo que lo cobija. Es en esta fiesta que celebramos la unidad y el renacimiento, para que florezcan las mentes esclarecidas y los corazones nobles, que la masonería florezca en estudio, doctrina, fraternidad y sobre todo unidad.

El sol, astro de calor, de vida, de luz es la esperanza de un nuevo día al caer la noche, la tierra, nuestra casa, la que nos cobija y brinda sus frutos y el hombre que no entiende que su paso por este mundo es tan fugaz, donde en comunión con la naturaleza que lo rodea debería vivir en armonía y paz en ese pestañeo de vida del que goza.

Todos los preparativos ya están terminados, la fiesta solsticial va a comenzar y el sol se pone cómodo para disfrutarla, mientras se acomodaba plácidamente, pudo divisar que a miles de Km. una roca se acercaba rápidamente en dirección a la tierra, la colisión causaría la desintegración total del planeta, pensó ¿qué pasaría después?, se imaginó miles de años en soledad, por tanto, decidió producir una onda calórica bastante fuerte, dirigida hacia la trayectoria de la roca, fue tan fuerte que calentó algunos grados a un sorprendido Urano, que se encontraba cerca al meteoro,  esta onda cambio ligeramente el curso de la roca que se desvió del choque inminente. El Sol prefería dejar el desenlace de la humanidad para ellos mismos. ¿Que los hombres sean dueños de su propio desarrollo o destrucción?

Y de repente comenzó a reír, a carcajada abierta, ya nadie le consideraba un Dios, pero había obrado como tal.

Nómada
Ex V.·. M.·. C. A. V. C.

18 de diciembre de 2015 e:.v:.

 

 

1er Grado, Planchas y Trazados, Portada