Gran Delegación Regional de Cochabamba

agosto 13, 2015

Plancha de la Tenida de Confraternidad Masónica Arica 2015

A.·.L.·.G.·.D.·.G.·.A.·.D.·.U.·.

GRAN LOGIA DE CHILE
RR.·. LL.·.
“MORRO DE ARICA” N° 29
“JUAN NOÉ CREVANI” N° 159, y
“LA ESPERANZA CORONADA” N° 169
Valle de Arica

FIESTA DE CONFRATERNIDAD MASÓNICA
08 DE AGOSTO DEL AÑO 2015 e.·. v.·.
En TENIDA DE PRIMER GRADO

RR.·., VV.·. y QQ.·. HH.·. en el Oriente
Cada uno de sus respectivos Cargos y Dignidades

QQ.·.HH.·. MAESTROS
QQ.·.HH.·. COMPAÑEROS
Y Muy Especialmente QQ.·.HH.·. APRENDICES

Yo deseo, más que otro alguno ver formar en América la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riquezas que por su Libertad y Gloria. Es una idea grandiosa, pretender formar de todo el mundo nuevo una sola nación con un solo vínculo, que ligue sus partes entre sí y con el todo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión; debería, por consiguiente tener un solo gobierno que confederase los diferentes Estados que hayan de formarse; mas no es posible, porque climas remotos, situaciones diversas, intereses opuestos, caracteres desemejantes, dividen a la América…

¡Qué bello sería, que el Istmo de Panamá fuese para nosotros lo que el de Corinto para los griegos!  Ojalá que algún día tengamos la fortuna de instalar allí un Augusto Congreso de los representantes de las repúblicas, reinos e imperios, para tratar de discutir sobre los altos intereses de la Paz y de la guerra con las naciones de las otras tres partes del mundo. Esta especie de corporación, podrá tener lugar en alguna época dichosa de nuestra generación; otra esperanza es infundada, semejante a la del abate St. Pierre, que concibió al laudable delirio de reunir un congreso europeo para decidir de la suerte de los intereses de aquellas naciones…

V.·.H.·. Simón Bolívar

Una vez más, luego de haber transcurrido más de 60 años ha, y bajo los auspicios de la Fraternidad más pura coronada por la Paz, nos reunimos en esta 49° versión de la Tenida de Fiesta de Confraternidad Masónica Arica 2015, para expresarnos y al mismo tiempo, expresar nuestra voluntaria adhesión a los más altos principios fundamentales que sustentan a nuestra Augusta Orden, como lo son: la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad; principios que, en su sustancia, se empinan por sobre las fronteras geográficas, ya que en rigor, son los Valles y los Orientes de nuestra América morena propios de un mismo Universo Humanista, los que le sirven de marco.

Mis Dilectos y Queridos Hermanos, es nuestra “visión e impronta iniciática” la que ha de tratar de manifestarse esta noche en honor de la memoria y el recuerdo de aquellos Ilustres y Queridos Hermanos que nos antecedieron, y la que en suma, tratará de imponerse en nuestros corazones, debido a que, inequívocamente, somos y seremos capaces de comprender un lenguaje superior a cualquier contingencia que pretenda silenciar el dulce nombre de “Hermano”.

También comprendemos que, el desarrollo cultural e intelectual de la humanidad ha sido condicionado -sin duda alguna- por la diversidad humana, que ha actuado como fuerza conductora e impulsora de la acción de la francmasonería en el mundo;  y por tanto, podemos percibir que la diversidad es variedad, desemejanza y diferencia; es aquel método mediante el cual, convertimos en múltiple y diverso lo que en esencia era y es único.

Lejos de pretender, crear o plantear una utopía igualitaria absoluta, La Francmasonería Universal, en mi opinión, nos ofrece una posibilidad más cierta, de establecer la unidad en la diversidad, desarrollando y aprovechando ambos conceptos, que de ningún modo resultan antagónicos.

Presencia y vocación pública, debe significar para el Francmasón, un máximo imperativo, en la preservación de los valores que dan sentido, a una superior dignidad de la vida humana individual y porque no decirlo, también de una colectiva, por la cual también Trabajamos.

Somos, por esencia y tradición, una Comunidad de Trabajo colectivo, extremadamente fluida y variada, cuya misión es poner la verdad, la belleza y la esperanza en la existencia de las naciones a las cuales sirven directamente, y ciertamente a la humanidad, a la cual estamos ligados por valores universales irrenunciables.

La Francmasonería, como Orden Masónica, vive con máxima autenticidad, la comunicación humana, debido a su tarea formadora e innovadora y a su afán de develar la verdad; en un ambiente de Libertad de diálogo y de respeto a toda hipótesis de Trabajo intelectual y de posibilidad de acción valiosa.

Estos son los conceptos fundamentales que hoy nos convocan y reúnen, como dije: “una vez más”, con la dignidad del común patrimonio en estos actos sencillos, pero tremenda y profundamente significativos en los que honramos la hermosa tradición que nos legaran nuestros predecesores, al hacer eco del llamado a la fraterna unión y regocijo de llamarnos con el corazón abierto, con el franco nombre de: “Hermanos”.

Hoy, ciertamente también nos convoca la Patria, y la Patria del Masón es la esencia de todas las patrias. Felices aquellas que aun desprecian el desborde de las pasiones nacidas del temor y la desconfianza y, en palabras del V.:H.: Magdiel Gutiérrez, insigne miembro de “La Comarca de los Poetas” del Oriente de Chile, a quien cito: “son capaces de encontrar en el silencio de sus templos, las herramientas para llevar adelante el arte de pensar, el verdadero Arte Real de la Francmasonería.”

Nos convoca la Patria, porque Homenajeamos la Patria de La Gran Logia de los Antiguos Libres y Aceptamos Masones de la República del Perú y de La Gran Logia de Bolivia; la Patria de nuestros Fraternos Hermanos, que han cumplido un Aniversario más desde el primigenio grito libertario; una Patria que hace parir constantemente Dilectos y muy Honorables Hombres y Mujeres que honran día a día, el sentimiento de amor a la madre tierra que los cobija y también a sus frutos; una Patria que enarbola sus distinguidos pabellones acogiendo con fraterno afecto al extranjero, al turista y al amigo.  Patrias que han recibido incluso a gran parte nuestros ancestros, como la de muchos otros, y en donde hoy sus descendientes viven y conviven en armonía.

La Gran Logia de Chile con sus auspicios, continúa otorgando una muy grande y especial importancia a este Acto de Confraternidad, cada año, con mayor fuerza y vigor porque a través de él nos identificamos con una jerarquía de valores en una clara conciencia de que, el progreso y la felicidad del hombre, requieren la vigencia de un humanismo científico-filosófico que excluya el error, el dogmatismo, la ignorancia, el odio, la violencia y la coerción de esquemas sociales inhumanos. Seguramente en muy pocas partes del mundo masónico – menos del mundo profano- se produce una reunión o Tenida como esta, la cual sin duda, debe ser única en su tipo, lejos de las pasiones y del fanatismo, mirándonos a los ojos como mira el hombre de alma limpia, tratándonos como se tratan los “verdaderos Hermanos”.

Sabemos que la Francmasonería, nuestra Augusta Orden, se encuentra inmersa en un mundo convulsionado, pero también sabemos que en la persona, el pensamiento y la acción de cada uno de los Queridos Hermanos, se fortalece el ferviente deseo de lograr un mundo más fraterno, más justo, más libre.

Denominamos a este magno evento Masónico como: “Tenida de Fiesta de Confraternidad”, pudiéndosela nombrar originalmente, como “Fiesta de Fraternidad”, ya que es claro que comprendemos que, derivada del latín frater, fraternidad significa parentesco entre hermanos o sencillamente “hermandad” y por consiguiente, de lo que tanto hablamos e invocamos como: “Fraternidad Universal” se la define como: “la buena relación entre los hombres y donde se desarrollan los profundos sentimientos de afecto propios de los hermanos de sangre, propios de la unión férrea y, propios de la buena correspondencia”; entonces, producto de nuestra formación iniciática llegamos a comprender (y con el tiempo, G.·.A.·.D.·.U.·. mediante: a “hacer carne”), que esta Fraternidad, es el lazo de unión esencial entre los hombres, el cual se basa en la tolerancia y el respeto a la dignidad de la persona humana, y en igualdad de derechos de todos los seres humanos esparcidos por la faz de la tierra, sin importar su religión, estirpe, etnia o condición.

Como concepto filosófico, comprendemos también, que esta Fraternidad, está indeleblemente vinculada a los ideales promovidos por la Revolución Francesa de 1789, basada en la búsqueda de la Libertad, Igualdad y Fraternidad: principios fundamentales que, concordamos de que como Francmasones, nos sustentan y nos conducen como imperativo categórico de nuestras prácticas y enseñanzas; sin embargo, es la “Confraternidad”, como sublime concepto de “relación de amistad y afecto entre Hermanos”, lo que nos define y lo que nos identifica, porque hoy, esta noche, en este Templo de Trabajo a la Virtud donde devastamos con tesón y decidida constante voluntad las aristas e imperfecciones de nuestra Piedra Bruta y, en una actitud absoluta y decididamente Libre: Aceptamos, Reconocemos y Proclamamos que, aun siendo Hermanos, necesitamos generar lazos y mantenerlos en el tiempo; que necesitamos crear relaciones de amistad sinceras y de afectos profundos, propias de Hombres Libres y de Buenas Costumbres; necesitamos sembrar la semilla de esperanza entre nuestras sociedades enfermas, donde imperan los desvalores, los egoísmos, los intereses  pecuniarios, la envidia y la corrupción; necesitamos enfrentar unidos, en Cadena racional y fraterna para ser el lábaro de la humanidad que traiga orden, solidaridad, justicia, libertad, unidad, proyección y esperanza… necesitamos, en suma, del dulce y sentido sonido de llamarnos “Queridos Hermanos”.

S.·.F.·.U.·.

Mario H. A.
Gdo.3°

1er Grado